Me fascina la belleza de las imágenes que se producen al manipular ciertos sofwares para la “fabricación” digital de música.

En este caso, el programa utilizado se llama Aeolian Harp